Clunia fue una de las más importantes ciudades del norte de la Hispania romana. Testigo de trascendentales acontecimientos históricos, alcanzó el rango de colonia y fue capital de un extenso convento jurídico. Con cerca de 30.000 habitantes, se convirtió en una monumental urbe con sus correspondientes foro, basílica judicial, templos, termas y mercados. También contó con un lujoso teatro, construido a principios del siglo I d.C., con capacidad para casi 10.000 espectadores, es el de mayor aforo de toda la Hispania romana.

MÁS INFORMACIÓN

 

Archivos adjuntos: